Progreso científico III

De Filosofia de las Ciencias
Saltar a: navegación, buscar

Nuevas visiones y el problema del progreso

La virtud de Kuhn en señalar la manera en que la ciencia parece desarrollarse mediante cambios revolucionarios y paradigmas no fue del todo original ya que otros habían señalado no solo las revoluciones científicas sino también el desarrollo entre continuidades y rupturas. Sin embargo el impacto que su obra tuvo en la comunidad de filósofos de la ciencia e incluso en científicos, lo ha colocado en posición de ser analizado con cierto detalle. Una de las virtudes de su descripción es sin duda mostrar que no todo ocurre como el método científico tradicional sugería. Pero esto es también la gran debilidad ya que abre la puerta a las dudas acerca del modo en que puede sostenerse que existe progreso en la ciencia.

Desde el punto de vista inductivista, la ciencia progresa en la medida que encuentra teorías cada vez más corroboradas con lo que podemos asegurar que es muy probablemente verdadera. Los falsacionistas por su parte sostienen que el progreso consiste en acercarse a la verdad en un sentido negativo, es decir descartando aquellas teorías que se supieron falsas. De ese modo hay un progreso justificado por que cada teoría debe dar cuenta de todo que la anterior podía explicar y además ser exitosa donde la anterior fracasó.

Pero la tesis de la inconmensurabilidad de Kuhn nos pone frente al problema de justificar cómo es que con un paradigma podemos decir que "estamos mejor que con el anterior" si los conceptos de uno no tienen traducción completa en términos del anterior. No podremos decir siquiera que el paradigma nuevo da cuenta de todo aquello que era explicado por el anterior ya que mucho de lo que explicaba el anterior marco conceptual ahora ni siquiera tiene sentido en el nuevo marco. No podemos calificar de mejor en un sentido conceptual. Para colmo de males, los paradigmas cuando se inician suelen estar en peores condiciones de cálculo que los anteriores, como fue el caso de Copérnico frente al modelo sofisticadísimo de Tolomeo. Dirá Kuhn que muchas veces el nuevo paradigma se muestra "promisorio" aunque todavía no podamos decir que es exitoso. Todo esto lleva a Kuhn a sostener un estilo de progreso instrumental ya que con la nueva cosmovisión podemos ajustar mejor los fenómenos, predecir con mayor precisión, etc.