Argumentación y Debate Crítico

De Filosofia de las Ciencias
Saltar a: navegación, buscar
Interview-dialog.jpg

Introducción

El debate puede convertirse en una herramienta de mucho valor en el campo de la educación, teniendo en cuenta la utilidad de su práctica tanto en el aula como en la vida cotidiana fuera de la escuela.

El ejercicio del debate desarrolla aptitudes cognitivas superiores, al estimular al alumno la puesta en relación y aplicación de conocimientos adquiridos en su educación formal, así como sus propias ideas, valores y experiencias. Este entrenamiento facilita la búsqueda de soluciones a problemas diversos y estimula un razonamiento independiente, con una visión amplia, más allá de la disciplina específica, y con perspectiva social.


El debate es un medio para examinar detenidamente una materia, para resolver las diferencia por la vía del entendimiento y por la fuerza de las razones, con reglas del procedimiento más o menos estrictas y ante un tribunal o jurado que debe pronunciarse a favor de una de ellas. En esta línea, el debate académico se constituye en un foro cuyo objetivo es el desarrollo de las habilidades para abogar por una causa y convencer.


De esta forma, se promueve la actuación de los alumnos como pensadores críticos, a partir del ejercicio que implica analizar temas complejos, razonar desde la evidencia hacia conclusiones sólidas, y pensar con rapidez frente a los argumentos ajenos para refutarlos lógicamente y defender una posición.


El presente material tiene como objetivo ofrecer al docente sugerencias didácticas para el abordaje del debate como práctica en la escuela que busca estimular o consolidar en los jóvenes la independencia de juicio y sentido de la responsabilidad crítica en cuestiones de importancia social. Esta secuencia de trabajo propone actividades que permiten recorrer todas las instancias involucradas en el desarrollo del debate, partiendo de la elección del tópico de debate, la formulación y la contra argumentación del caso, la planificación y la participación mediante el empleo y el análisis de estrategias argumentativas, llegando a hacer explícitos entre los participantes los modos de valoración de los desempeños durante el proceso.

Se promueve que el docente tenga la posibilidad de evaluar la participación de los alumnos en las diferentes etapas del proceso.

En estas actividades se valorarán no sólo la fuerza de los argumentos, sino también las estrategias o recursos empleados para sostenerlos (citas de autoridad, ejemplificación, etc.).

Objetivos

Objetivos.png
  • Que los estudiantes ejerciten la resolución de un conflicto de opinión.
  • Que los estudiantes desarrollen aptitudes en la comunicación, la comprensión y análisis de la información.
  • Que los estudiantes adquieran habilidades que favorezcan el pensamiento crítico.
  • Que los estudiantes valoren la interacción social intelectual y el trabajo colaborativo.
  • Que los estudiantes se beneficien de la experiencia de incorporar espacios y momentos de trabajo metacognitivo que permitan la crítica del proceso dialéctico, revisando creencias e impugnando conclusiones si fuese necesario.

¿Para qué argumentar en ciencias?

La enseñanza de las ciencias no debe ser concebida como una mera actividad de exploración, sino que debe contemplar en los alumnos la capacidad de relacionar datos y conclusiones, evaluar enunciados teóricos desde los datos empíricos o de otras fuentes, elegir entre distintas explicaciones y analizar críticamente los criterios que las sostienen.

Dados estos presupuestos, se espera que los estudiantes emprendan aquellas prácticas que les permitan aprender significativamente los conceptos, construir explicaciones del mundo natural y poder operar con ellas, evaluar de modo crítico lo aprendido y de ese modo desarrollar habilidades de razonamiento y argumentación. En este sentido, se vuelve fundamental propiciar la argumentación en la clase de ciencias para involucrar a los estudiantes en el desarrollo de estrategias que les permitan externalizar su razonamiento, la evaluación y la crítica.

En esta línea, proponer la realización de un debate tiene como objetivo fortalecer las habilidades de investigación, selección y síntesis de la información, y la expresión, tanto oral como escrita. Asimismo, implica el ejercicio del pensamiento crítico en la identificación de distintos puntos de vista sobre un conflicto, basado en temáticas científicas y tecnológicas de actualidad, y la elaboración de secuencias argumentativas orientadas a la resolución razonada de un tópico problemático.

Se promueve el debate como actividad dialógica que permite la construcción crítica del conocimiento a partir de la evaluación de los discursos de acuerdo a criterios de esquemas argumentativos, de la fuerza relativa o coherencia de los argumentos y de criterios de aceptabilidad, suficiencia y relevancia.

Con ese objetivo, el debate se plantea como una competencia abierta de puntos de vista y opiniones divergentes en torno a un tema, que debe perseguir el diálogo para exponer una tesis, ofrecer argumentos razonables que la sostengan, evaluar la tesis del otro, criticarla y tratar de persuadir para lograr la adhesión a la tesis propia. En este proceso, el objetivo no será meramente triunfar sobre el otro, sino confrontar con argumentos razonables, no solo desde su validez, sino también desde la forma. Los participantes de un debate deberán trabajar, entonces, para construir una propuesta orientada a resolver el conflicto de opinión, y no solo a persuadir acríticamente a la audiencia o a la parte opuesta. A su vez, deberán incorporar un espacio para la reflexión sobre el proceso, que les permita revisar sus creencias e impugnar sus propios postulados, de ser necesario.

La participación en debates y la confrontación de puntos de vista busca estimular o consolidar en los jóvenes la vocación por el estudio de las ciencias y la tecnología, a la vez que la independencia de juicio y un sentido de la responsabilidad crítica en cuestiones de importancia social relacionadas con la innovación tecnológica o la intervención ambiental.

Modelo de debate crítico

En esta sección se propone y se desarrolla un modelo de debate crítico, con atención a las reglas de procedimiento y estructura del debate, la metodología, los elementos de la argumentación y sus técnicas. Asimismo, se sugieren posibles tópicos de debate y los criterios para la evaluación de la práctica.


Inicio | Argumentación y Debate Crítico | Teoría de la Argumentación | Esquemas de Argumentación | Modelo de debate crítico